Los 4 problemas de la ley antidespidos » 7400 Noticias de Olavarría

Los 4 problemas de la ley antidespidos

Federico González Rouco, licenciado en Economía y maestrando en Políticas Públicas, opinó para Télam sobre la ley antidespidos y explicó los 4 problemas que tiene esta iniciativa.

conseguir-empleo1Luego de la fallida votación en la sesión especial en la cámara de diputados, en la que el bloque del FPV no logró quórum para sancionar la ley que prohíbe los despidos, se acerca el momento en el que la cámara baja votará, en sesión ordinaria, el futuro del empleo.

La ley en cuestión genera, al menos, cuatro inconvenientes para el funcionamiento de la economía en su conjunto y del mercado laboral en particular.

En primer lugar, el efecto sobre las nuevas contrataciones será demoledor para una economía que planea reactivar, restringiendo la creación de empleo. Por otro lado, aumenta fuerte los costos de las PyMes y les dificulta la capacidad de salir de un momento de reacomodo económico. En tercer lugar, el impacto en el empleo ya existente es discutible, dado que no penaliza los despidos sin justa causa y, dentro de estos, se contemplan los que son consecuencia de una caída en la demanda. Por último, la ley sólo contempla a los empleados formales, sin considerar a los asalariados informales o a los cuentapropistas.

Ley antiempleo: A partir de esta ley, realizar un cambio en el equipo de empleados de una empresa se vuelve más caro. Así, el dinero que se podría usar para emplear un nuevo trabajador estará destinado a la penalización que la ley plantea ante el despido. Esta ley funciona como barrera de entrada a los que hoy se encuentran fuera del grupo de ocupados. Si bien la ley solo rige para los puestos ya existentes, el aumento de costos impacta en el total de los costos de la empresa.

PyMes: El FPV propone una medida mediante la cual, ante la necesidad de despedir a un empleado, una pequeña empresa deberá entregarle una enorme suma de dinero, lo que complicara sus finanzas. Ante esto, la empresa en cuestión deberá trabajar a pérdida y mantener al empleado, si es que esto les resulta más redituable que abonar la doble indemnización. Si este fuera el caso, una posible consecuencia sería la eliminación de inversiones en capital, lo que reducirá los beneficios futuros de la PyMe acortando las chances de desarrollo. Por otro lado, el hecho de no contemplar a las PyMes, quienes generan casi el 80% del trabajo local, es un reflejo del oportunismo político con el que se está llevando a cabo esta medida y de cómo no responde a una necesidad del sector, dado que CAME ha salido a repartir folletos oponiéndose a la medida.

No protege el empleo existente: La ley de contrato de trabajo, en el artículo 247, considera como “justa causa” a la caída de las ventas por lo que, si como se aduce desde el sector que impulsa esta ley, las empresas comienzan a despedir debido a la fuerte caída del consumo, esta ley será totalmente inútil para conseguir lo que se proponen pero lo que sí generará será un freno a la creación.

Ley regresiva: La ley prohíbe los despidos y estos sólo se dan en el sector formal. Es decir, en una empresa sólo se despide a los que trabajan formalmente en ella mientras que, a los que están en condición de informalidad, solo se les comunica que no trabajan más ahí y fin del problema. Así, esta ley vuelve más caro despedir a un trabajador formal que a uno informal, simplificando el problema. En síntesis, esta ley protege a los formales mientras que expone a los informales, que serán la variable de ajuste en este mercado laboral. Tanto a nivel educativo, como de ingresos u o oportunidades en general, el sector informal es ampliamente más vulnerable que el formal, por lo que esta ley lo único que generará, de aprobarse, será una mayor desigualdad entre ambos grupos.

En síntesis, estamos ante una ley regresiva que complica más al informal que al formal, a la PyMe que a la multinacional y que, según los datos del INDEC, viene en un momento donde no hay una crisis de empleo general y dónde, más allá de problemas sectoriales (especialmente en el sector de la construcción debido al freno de pagos que el gobierno anterior aplicó sobre la obra pública), no se registra una caída del nivel de empleo en el primer trimestre, según la encuesta de indicadores laborales del Ministerio de Trabajo.

(*) Licenciado en Economía y maestrando en Políticas Públicas

Fuente: Telam

 

Comentarios

Comentarios